Valoración del Usuario: 0 / 5

estrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactiva
 
Historia del cuero y evolución del calzado

Muchas investigaciones y publicaciones especializadas destacan que el cuero es uno de los materiales más útiles con que ha contado la humanidad a través de su historia. Desde el propio primitivismo hasta nuestros días somos acompañados por una segunda piel que como los buenos vinos, en vez de envejecer, embellece.

El hombre prehistórico para evitar que las pieles de los animales que cazaba se dañaran o endurecieran, utilizaba la grasa de los sesos de sus presas, frotándolas sobre las futuras prendas que le protegerían del frío. Hebreos y babilonios utilizaban para preservarlas, medios parecidos a los existentes en curtidurías muy rudimentarias, como eran cubrir la piel con sustancias astringentes de cortezas, raíces y frutos, curándola con sal común y algunas veces frotándola con aceites.

Hoy en día, el cuero es la base de una gran industria, pues constituye la materia prima para la fabricación de objetos de tanta importancia como el calzado y prendas de vestir, correas de transmisión para maquinaria, carteras, maletas, talabartería, guantes industriales y otros.
Dependiendo de la naturaleza de los productos a los que está destinada, la piel de animales como cabras, vacas, bueyes, becerros, llamas, cerdos y de algunos reptiles y

cocodrilos, es sometida a un adecuado proceso de curtición.

El curtido de cueros consiste básicamente en convertir el material putrescible en una superficie que en condiciones ordinarias no se deteriora y que al ser mojada y posteriormente secada no se endurece.

EVOLUCION DEL ZAPATO.

La evolución de los zapatos recorre una larga historia y marca distintos momentos, algunos de ellos fueron obras de arte y también símbolo que marcaba deferencia entre seres humanos.  En la actualidad definitivamente, los zapatos son capaces de definir nuestro estilo, protegen nuestros pies y, en ocasiones, son capaces de darnos toda la elegancia que no nos puede dar un simple vestido.

El primer zapato del que se tiene conocimiento es una sandalia que se encontró en Estados Unidos y que data desde el 7000 a.C. Sin embargo, no fue hasta el 3500 a.C cuando se comenzó a usar el calzado fabricado con cuero.

Los primeros diseños no eran complejos, a menudo simples “bolsas de pie” de cuero para proteger a los pies de las rocas, escombros, y el frío. Fue a partir de la Edad Media, cuando se comenzaron a utilizar diferentes materiales alternados para que se adaptara mejor al pie.

Para conocer más detalles de la evolución del calzado en diferentes épocas y países no se pierda nuestra próxima edición que vendrá con una interesante y novedosa historia.